Economía

¿Cómo y por qué llegó Abengoa a la situación actual?

El economista Rafael Salgueiro nos da todas las claves para la situación actual de Abengoa:

 

“El detonante son las pérdidas que lucen en septiembre del año 2015, la suma de los tres trimestres. Hasta ahora no se había producido eso en Abengoa, que venía produciendo beneficios y repartiendo dividendos regularmente. Los financiadores no pudieron pasar esto por alto. Se había venido negociando durante el verano un plan para Abengoa en el que los bancos exigían la salida del presidente y unas condiciones bastante duras de ahorro así como continuar con las desinversiones que ya se habían previsto en años anteriores. Ese plan no se pudo llevar a cabo más allá de la dimisión del presidente y Abengoa decidió acogerse a lo que contempla la ley concursal, el preconcurso de acreedores.

¿Cómo llega Abengoa a esa situación?

Por ir a las causas inmediatas, por un descenso en los márgenes de los biocombustibles coherente con el descenso de los precios del petróleo. Pero los biocombustibles son una religión, sus fundamentos económicos son muy débiles. Por una razón: la tasa de retorno energético (cantidad de energía necesaria para producirlo frente a energía que entregan) es inevitablemente muy baja. En el caso de las plantas termosolares, Abengoa ha sido el más importante desarrollador. Pero, a diferencia de su negocio original de ingeniería y construcción para terceros, Abengoa se convirtió en promotor. Es el inversor, el constructor y el explotador. Con lo cual, los riesgos de desviación en los presupuestos de construcción, tiempos y demás los tiene que asumir por sí misma.

Las plantas de desalación, tan animadas por el mismo gobierno socialista que impulsó el plan de energías renovables 2006-2010 (que tanto estimuló la termosolar)y quiso sustituir el trasvase del Ebro por plantas desaladoras. El resultado es lamentable porque son caras, porque el agua es cara de producir.

¿Cuál fue el detonante?

Un negocio cuyo cashflow no es capaz de soportar el servicio de la deuda. Hablamos de una compañía de una complejidad financiera tremenda, no por deseo de enredar sino porque los proyectos están financiados por su propio riesgo. Algunos proyectos tienen cobertura corporativa, otros no. Se han utilizado distintos tipos de instrumentos distintos, tipos de bonos, etc… de manera muy inteligente. ¿Qué ha fallado? Probablemente Abengoa necesitaba que el entorno fuese el necesario para sus negocios.”

Comentarios

Aviso legal | © 2017 Magacink. Todos los derechos reservados.